La Historia de la Bicicleta

Historia de la bicicleta

 

La bicicleta se ha convertido en uno de los medios de transporte de dos ruedas más importantes y de alta gama a escala mundial. Se caracteriza por ser personal, por ser ecológica y de propulsión humana. Básicamente, se trata de un objeto que cuenta con dos ruedas en línea que sostienen un cuadro hecho a base de aluminio, dos pedales que ayudan al ciclista a emitir la fuerza de propulsión, un manillar para controlar la dirección y un sillín para sentarse y estar cómodos mientras conduces.

 

Si bien es cierto que los nuevos avances tecnológicos han permitido la creación de vehículos más sofisticados y que funcionan por medio del uso de motores, las bicis, como popularmente se les ha llamado a las bicicletas, aún conservan un sitio de honor entre las preferencias del público. Y claro que cada vez son más las que podemos ver andar en las calles de cualquier ciudad, sobre todo en Europa.

 

Pero es imposible hablar de ellas y de sus cualidades sin conocer de su origen. Y sí, las bicicletas que han evolucionado a lo largo de los años tienen muchísima historia por delante. Si quieres conocer cada detalle relacionado a este importante y valorado objeto, pero también cómo ha llegado a ser lo que es hoy en día, entonces lee a continuación:

 

Origen de la bicicleta. ¿Quién la inventó y en qué año se tuvo el primer registro de su existencia?

Bike Evolution Chart

A Karl Freiherr von Drais se le atribuye la creación de la bicicleta. Y fue en 1817 cuando el mundo vio por primera vez una bici gracias a la invención de este ciudadano alemán. Pero este primer ejemplar era de madera y, de cuerdo a los registros históricos, no se le parecía en nada a lo que es actualmente.

 

Esta máquina, a la que se le llamó también la Draisiana no tenía pedales. Quien quisiera echarse a andar sobre ella tenía que impulsarse con ayuda de los pies desde el suelo.

Draisiana bike

Pero claro, esto no pararía allí. Y viendo la utilidad para el ciudadano, empezó en 1839 su primer cambio importante. Es gracias al herrero Kirkpatrick Macmillan cuando se incorporaron ruedas y pedales. A pesar del avance que logró el escocés, en esta oportunidad no hubo cadenas para ayudar con la propulsión.

Macmillan Bike

Años más tarde, específicamente en 1861, el francés Pierre Michaux hizo historia. A fin de perfeccionar la máquina inventada Kard Drais y mejorada por Kirkpatrick Macmillan, incorporó los pedales justo en la rueda delantera. Sin embargo, no resultó tan exitoso como esperaba porque de esa manera era difícil mantener el equilibrio.

 

Para 1879 el inglés James Starley decidió que la rueda delantera sería un poco más grande que la trasera. De esta manera, creía haber resuelto el problema de la falta de equilibrio y, en parte, lo consiguió.

Starley Bike

El boom de la bicicleta moderna

La bicicleta moderna aparece en el mercado en 1885. El modelo es similar a lo que conocemos actualmente. Incluye frenos, llantas con cámara de aire y una cadena con conexión a la rueda trasera. Pero su diseño garantizaba mucho más comodidad al ciclista, ya que le permitía adoptar una postura menos rígida y más natural.

 

El tamaño también resultó ser una gran ventaja. Era mucho más pequeña, por lo que si caías al suelo, el golpe era más suave y menos doloroso. ¿El inventor? John Kemp Starley.

 

Magistralmente confeccionada, esta nueva actualización era apta para el campo como para la ciudad, aunque también aportaba muchos beneficios a su propietario.

Kemp Starley Bike

Representaba (y aún sigue representando) un medio de transporte tan barato como eficaz. Su contribución con el medio ambiente ha sido uno de los elementos mejor valorados hasta ahora y también se le consideraba una máquina perfecta, ya que su propietario no necesitaba tener grandes conocimientos de mecánica para repararla en caso de averías.

 

Las bicicletas han seguido evolucionando con el pasar de los años. Y actualmente, hay modelos de distintas formas, tamaños y usos. Si bien fueron creadas como un medio de transporte, hoy por hoy existen diseños especialmente hechos para la realización de deportes.

 

Las bicicletas de montaña, bicicletas de ruta y bicicletas de pistas son solo algunas de las decenas de ejemplares dispuestas en el mercado.

 

Países donde más se usan las bicicletas

Es Europa el continente donde más se usan las bicicletas. Alemania, Países Bajos y Bélgica son solo algunos de los países del Viejo Continente donde se les da a este aparato sencillo pero sofisticado un gran valor. España también ha registrado niveles altos de preferencia y ciudades como Madrid dejan ver muchos ciclistas cada año.

 

Asia también ha ganado muchísimo con el uso de las bicicletas, siendo China e India los que más la disfrutan como medio de transporte.

 

El boom de las bicicletas se vio más que todo en la década de 1890. Pero reaparece para las décadas de 1950 y 1970. Y no ha sido hasta ahora que pareciera estar experimentándose un nuevo auge debido al alto precio de la gasolina y al afán de los ambientalistas en reducir el uso del automotor por bicicletas para mejorar el medio ambiente.

 

Cómo se clasifican las bicicletas

Sí, es cierto, a lo largo de los años, las bicicletas fueron adquiriendo características específicas para usos específicos. El motivo era satisfacer las necesidades de distintos tipos de público que le daban una utilidad diferente al vehículo dos ruedas. Entérate aquí cuáles son los tipos de bicicletas más comunes hoy en día:

 

  1. Bicicleta de montaña:

    También es conocida como Montain Bike o MTB. Han sido especialmente diseñadas para recorrer senderos montañosos, así que han sido provistas de ruedas anchas y de mejor agarre. Cuentan con manubrios rectos y mucho más altos que las bicis convencionales.

 

  1. Bicicletas de ruta:

    Han sido diseñadas para recorridos largos y a toda velocidad por carreteras pavimentadas. A diferencia de las bicis de montaña, las de ruta tienen ruedas más finas y más grandes. Disponen de manubrios de tipo drop-bar que ayudan al ciclista a adoptar una postura mucho más cómoda y aerodinámica.

 

  1. Bicicletas urbanas:

    Se trata de bicicletas concebidas para andar en la ciudad y soportar sus condiciones. Por eso son sumamente resistentes y sólidas. Sus ruedas y cuadros están elaborados de buen material para soportar baches o carreteras inestables. También incluye un guardabarro para proteger la bici de agua de lluvia o salpicaduras de barro.

 

  1. Bicicletas híbridas:

    Lo que más llama la atención es que combina elementos de las bicicletas de ruta con las bicicletas de montaña. Ideales para quienes están en las ciudades, pero que también disfrutan de recorridos por cualquier tipo de terreno.

 

  1. BMX:

    No son aptas para transporte pero sí para deportes. Se caracteriza por tener un cuadro pequeño y resistente, perfectos para llevar a cabo acrobacias y saltos. Las de ruedas anchas sirven para terrenos sueltos, pero las de ruedas finas sin especialmente usadas en pistas o rampas.

 

  1. Bicicletas eléctricas:

    También conocidas como bicicletas de pedaleo asistido. Utilizan un motor para ayudar al ciclista a subir pendientes empinadas o andar por lugares donde el viento sopla muy fuerte en contra. Son útiles para largos recorridos.

 

Las bicicletas se han convertido en uno de los mejores inventos de los últimos tiempos. Después de 200 años no han pasado de moda, por lo que se han convertido en uno de los objetos mejor valorados hasta la fecha.

 

Y a ti… ¿qué tal te va con las bicicletas?

WeRbikes
Sé el primero en comentar...
Deje un comentario