El ciclismo y el Coronovirus, lo que debes saber

El ciclismo y el Coronovirus. Lo que debes saber

 

El Coronavirus ha venido a revolucionar radicalmente el mundo, y el ciclismo no ha sido la excepción; aquí te contamos por qué esta actividad está siendo una alternativa, e incluso una salvación para muchas actividades, cómo puedes practicarlo de forma segura, y qué sucede con la escena mundial de ciclismo ante la pandemia.

 

No todo es tragedia con el Coronavirus

 

Ante las medidas de confinamiento global y el miedo generalizado a causa del famoso Covid-19, las formas de transporte y esparcimiento también están evolucionando. Y a pesar de que muchas industrias y mercados han sufrido un colapso importante, el sector relacionado con el mundo de la bicicleta, está viviendo un notorio repunte, al postrarse como una alternativa importante para las funciones básicas de supervivencia. Por ejemplo, muchos países de Europa, Asia y también de América, están reportando un incremento en la circulación de bicicletas en las vías destinadas para esta forma de transporte. Y no es casual, en estos tiempos ¿quién quiere subirse a un autobús, o meterse a un metro, cerca de cientos o miles de personas, con un enorme riesgo de infectarse del temido virus? También en el caso de urbes como la Ciudad de México, se han anunciado planes para extender más de 120 kilómetros de ciclovías temporales, para ampliar la capacidad para esta clase de transporte. Esto va en línea también con las medidas que se están adoptando en muchos otros países, para ampliar las rutas seguras y exclusivas para bicicletas.

El ciclismo está permitiendo poder trasladarse de forma más segura al trabajo, a obtener suministros, y desde luego, también como una sana forma de esparcimiento. Por tal motivo, también empresas que se dedican a ofrecer esta clase de servicios, están reportando un importante incremento en sus actividades.

En algunos de los países donde se impusieron medidas de confinamiento más severas, empiezan ya a abrirse para permitir esta clase de actividades, pues además de resultar de gran ayuda para la población, resultan benéficas en general para la salud de todo un país. ¿Por qué?

 

- Contribuye a combatir la contaminación

 

Se estima que cada kilómetro recorrido en bicicleta, representa un ahorro de 250 gramos de emisiones de dióxido de carbono; lo cual, por ejemplo, en ciudades como Copenhage, Dinamarca, representa más de 20 mil toneladas al año.

Fomentar la cultura de la bicicleta, contribuye a reducir los efectos nocivos de la contaminación, generando ciudades, e incluso países, con mejor calidad del aire. Basta observar ejemplos como los Países Bajos, donde la cultura del ciclismo está tan extendida, que no solo es una de las naciones más seguras del mundo para practicarlo, sino que también ha permitido mantener un mayor equilibro ambiental, lo cual es un factor de gran ayuda para cuidar la salud de la población.

Esto también aplica en tiempos de Covid-19; ya que estudios recientes han demostrado que en las ciudades con mayores niveles de contaminación, el riesgo de muerte con CoV-SARS-2, se incrementa hasta en un 15%.

 

- Ayuda a fortalecer la salud de las personas

 

De igual forma el ciclismo es una de las formas de ejercicio más completas y saludables, por lo que estos tiempos de confinamiento son una extraordinaria oportunidad para practicarlo y asumirlo con mayor determinación.

Practicar de forma habitual la bicicleta, se ha demostrado que puede reducir hasta 40% el riesgo de cáncer o muerte prematura; además de reducir en un 50% el riesgo de algún padecimiento cardíaco.

 

- Fortalece la capacidad de una ciudad para afrontar una crisis

 

De igual forma, el hecho de fortalecer la infraestructura ciclista de una ciudad, no solo contribuye a incentivar de mejor manera esta clase de ejercicios; sino que además, son una sólida base que puede ser aprovechada en tiempos de crisis o contingencia. Basta recordar la enorme ayuda que aportaron los ciclistas en el terremoto del 2017 en la Ciudad de México.

 

 

Qué precauciones debo tomar para subirme a la bicicleta durante la pandemia

 

Cabe señalar, que la normativa que impera en la mayoría de países, refiere el uso de cubrebocas, en espacios cerrados, o donde se tiene una amplia concentración de personas. Y aunque generalmente, no se tiene una obligatoriedad para el uso de esta clase de protección en los ciclistas, es una medida que tampoco está de más, particularmente cuando se trata de hacer ejercicio o desplazarnos dentro de una ciudad.

Recuerda que el cubrebocas, no solo es considerado una medida de protección personal, sino también una forma de evitar que nosotros mismos podamos propagar el virus, algo que podríamos tener incluso sin darnos cuenta. Por tal motivo, los ciclistas experimentados, recomiendan, al menos durante esta fase de contingencia, usar cobrebocas como medida de responsabilidad social. Además, recuerda que el virus se puede esparcir en el aire, y las partículas permanecer por algunos segundos en el área. Por lo cual, aunque te cuides de mantener una sana distancia con el resto de la población, es difícil asegurarte de que no respirarás los restos de partículas, por ejemplo, de una persona que tosió segundos antes, cerca del mismo lugar en el cual pasaste rodando.

Respecto a las rodadas colectivas, esto es algo que se recomienda evitar. A lo mucho, quizás rodar con un amigo o compañero, pero cuidando la sana distancia. Pronto y a la espera de la evolución de la pandemia estaremos rodando en pelotones, ya las extrañamos! 

En la mayoría de países, también está permitido desplazarte al campo en algún vehículo, para desde ahí practicar el ciclismo recreativo en áreas más abiertas o rurales.

 

Qué sucede con el mundo del ciclismo

 

No solo los Juegos Olímpicos tuvieron que suspenderse a causa de la pandemia global, también toda clase de carreras, incluidas las de mayor prestigio internacional, como el UCI World Tour, de igual manera tuvieron que poner un alto; desde luego incluyendo a las grandes clásicas como el Tour de France, la Vuelta a España y el Giro de Italia, eventos que desde la WWII no se habían suspendido. 

La buena noticia, es que el calendario de la UCI sí se estará restableciendo este mismo año; en agosto comenzarán las primeras carreras, y ese mismo mes (el día 29), arrancará la máxima justa del ciclismo mundial en Francia.

Lamentablemente, esta vez no podremos ver la curva holandesa y las montañas repletas de fanáticos del ciclismo, ya que se está considerando realizarlas sin presencia de público. Aunque al menos por televisión, será posible seguir el restablecimiento del ciclismo mundial, y con un poco de suerte, para 2021 también seguirlo a través de los Juegos Olímpicos.

Así que ya lo sabes, es buen tiempo para desempolvar tu bicicleta, o completarla con algún accesorio para ejercitarte de mejor manera; solo toma en cuenta las recomendaciones básicas, y fortalece de esta forma tu salud.

 

 

 

WeRbikes
Sé el primero en comentar...
Deje un comentario